Torsión: ¿Qué es y para qué sirve?

Una barra sometida a la torsión


La primera cosa que debemos tener en cuenta para poder establecer el significado del término torsión es conocer su origen etimológico. En este sentido, hay que determinar que deriva del latín “torsio”, que puede traducirse como “torcer” y que es fruto de 2 partes meridianamente delimitadas:
-El verbo “torquere”, que es homónimo de “torcer” y “hacer girar”.
-El sufijo “-ion”, que es equivalente a “acción y efecto”.

De esta manera queda expuesto que cuando hablamos de Torsión nos referimos al acto y el resultado de torcer. El término acostumbra a referirse particularmente a aquello que se tuerce en sentido helicoidal (como si fuera una hélice). Así es como funcionan todas las llaves de torque controlado.

En el campo de la ingeniería, la torsión mecánica consiste en la aplicación de un momento de fuerza sobre el eje longitudinal de una pieza prismática.

Ejemplos de Torsión en la vida cotidiana

La barra de torsión se emplea en los vehículos para conectar los ejes de la suspensión. Esta pieza de acero busca lograr que el chasis se mueva lo menos posible cuando el vehículo vira. La barra de torsión, así, acrecienta la estabilidad del vehículo al preservar sin perturbaciones su geometría.

Los resortes de torsión, por otro lado, trabajan a través de giros. Así, guardan energía mecánica siendo girados, que entonces devuelven cuando se liberan. Las trampas que se usan para apresar ratones, iguales que aquellas que acostumbran a verse en las series de dibujos animados o bien caricaturizas, marchan con resortes de torsión.

La torsión, o bien el término retorcer, son palabras generalmente empleadas por todas las personas, sin importar que tengan conocimiento de ingenieria o de llaves de torsion.

Ahora bien, una cosa es que la idea parezca sencilla y otra bien diferente es conocer absolutamente el mecanismo, la metodología y los conceptos físicos que rodean el fenómeno de la torsión, existiendo además de esto múltiples casos y análisis que dependerán de la profesión de cada persona y sus implicancias en la vida cotidiana.

Torsión de Saint Venant Pura

La teoría de la torsión de Saint-Venant se puede aplicar a piezas prismáticas de gran inercia torsional con cualquier forma de sección. En esta simplificación se acepta que el instante de alabeo es nulo, lo que no quiere decir que el alabeo seccional asimismo lo sea. Esta teoría suele darse en:

  • Secciones macizas de gran inercia torsional (circulares o bien de otra manera).
  • Secciones tubulares cerradas de pared delgada.
  • Secciones multicelulares de pared delgada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *